martes, 5 de noviembre de 2013

La Momificación

Buenas tardes chavalines.. Hoy les traigo una hermosa curiosidad (tétrica quizás para los sensibles). Se trata del proceso de "inmortalización" que los antiguos egipcios practicaban. Sólo se llevaba a cabo cuando morían los más ricos, además del Faraón y su familia, debido a que era muy costoso y largo; duraba aproximadamente setenta días. Esta técnica se realizaba por una creencia de los egipcios en la vida después de la muerte. Pensaban que el difunto no terminaba con su vida, sino que viajaba a un "más allá".

¿Querés saber cómo se hacía? Mirá:

- Primero, se colocaba al difunto sobre una mesa de piedra o de madera, cuyas patas y decoración tenían forma de león.

- Se abría el cuerpo, se lavaba y se procedía a la extracción del cerebro (por la nariz), luego los órganos del cuerpo, menos el corazón, ya que se creía que de esa manera el difunto no perdía su esencia. Los envolvían en un paño de lino y se introducían en los cuatro vasos canopos bajo la protección de cuatro dioses, llamados "Hijos de Horus" representados en las tapas de estos recipientes.

- A continuación, el cuerpo era cubierto con natrón (una sal que lo desecaba y así evitaba su descomposición).
-Se rellenaba con limo o serrín, procedentes del Río Nilo y se cosía. Luego se lavaba con agua del mismo río y se ungía con bálsamos aromáticos.
-Una vez realizados los pasos anteriores, el cuerpo se envolvía en vendas de lino impregnadas en resina.
- La cabeza de la momia era cubierta con una máscara pintada. En el caso de momias reales (faraones o familiares), la máscara era de oro.
-Finalmente, la momia se introducía en un sarcófago de madera o de piedra, se colocaba en forma vertical y se procedía con los ritos funerarios. Generalmente, se ubicaba en la habitación donde el fallecido dormía habitualmente. Y así quedaba:

Lindo, no?

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Oye, Chavala... Sabéis captar mi atención... Esa momia me recuerda a un tío que, sin padecer semejantes momificaciones, se convirtió en momia y mito... No recuerdo si le cortaron las manos por moldear pájaros de agua en el desierto o lo privaron de su propia lengua por hablar aquellas palabras que lo hacían parecer diferente del resto de los toreros. Lo cierto es que hay ''momiash'' y MOMIAS. Algunas de ellas, te saludan desde la vereda de enfrente y parece que han enmudecido (tal vez intentan decir algo como ''buenas tardes, también tengo el sueño de volar'' o ''si tuviera el talento de alegrarte el día, lo haría con gusto, pero, parece que me faltan varias cuadras para lograrlo'' -aunque en verdad lo intenté-). Otras, te asustan con sus caras de ''Tutankamon'' o ''Anaksunamun'' o ''Príncipe Imhotep'' cuando las encuentras a las tres y media de la mañana en la calle (cuando tengáis el placer de deambular a esa hora por una callejuela tétrica de Castilla, sabréis a qué me refiero). Y otras, simplemente, duermen en sarcófagos (como bien decís), con una máscara de oro cubriendo la historia de su tragedia (en algunos casos) y con las vendas de lino, ocultando un cuerpo sin nombre. He aquí la estética de una momia... Desconocía el proceso de momificación, es verdad (es interesante que hayas mencionado el dato de los ''Hijos de Horus'' -Amseti, Hapy, Duamutef y Qebehsenuef- con sus respectivas ilustraciones)... Por lo tanto, supongo que debo agradecer la información detallada y precisa. No exagero: hoy en día ya nadie habla de momias (y es bueno que alguien lo haga, para recordarnos que muchos viven como ellas). ¡Bien por vosotros! Un saludo desde mi... tierra.

Rick O' Connell

Celeste Profitti dijo...

Estimado anónimo (o Rick): ¡Muchas gracias por tus aportes a mi publicación! Es cierto lo que decís, no todas las momias son iguales, pero acá tratamos a la originales, jaja! Me alegra que este tema haya sido de tu interés. Una vez más; ¡Gracias! Saludos.

Publicar un comentario en la entrada