miércoles, 22 de enero de 2014

"What have we found? The same olf fears."

Buenas noches, amigos. Son las 2:00 a.m; se supone que debería estar durmiendo, o por lo menos descansando, ya que en un par de horas estoy de nuevo arriba para enfrentar el caluroso día, pero no, estoy acá, frente a la pantalla y con ganas de comentarles mi tesitura.
Al mismo tiempo de estar escribiendo esto, escucho música. Pero no cualquier música, sino la que a mí me saca de los estribos; particularmente esta canción. Creo haberla compartido en Facebook más de una vez (sí, como 4), y hoy la vuelvo a compartir con ustedes. Claro que, para hacerle honor al nombre de este espacio, voy a contarles la historia en mi vida de esta poesía (porque eso es lo que es, como lo son los capos que la interpretan) que me satura el corazón de sentimientos.

Este fue el primer tema que escuché de Pink Floyd, aproximadamente cuatro años atrás. Lo conocí por el Luca (así se presentó él cuando lo conocimos mis compañeros y yo; "hola, me llamo Luca, así, sin S; como Luca Prodan"); para resumir el texto, no hacerlo tan extensivo y evitar la fatiga en sus ojos a estas altas horas de la madrugada; les comento brevemente (además, a más de uno le he hablado de esto; no quiero que digan "qué pesada la mina esta"): el Luca Moyano fue el referente que tuve para seguir la docencia. Fue mi profesor en 4to año de la secundaria. Un tipo lleno de libertad y pureza. Seguramente ni se acuerda de mí, probablemente algún día lo cruce y ni siquiera se dé cuenta. Yo fui una alumna más, él fue EL profesor.
Bueno, en fin, un día nos contó una historia hermosa sobre su vida, la vida de su hijo y la situación por la que pasaba. En un momento donde todos estábamos afligidos porque sabíamos que se iba a ir, lo que no sabíamos, ni supimos nunca, fue el porqué. Nos habló del tema y nos lo hizo escuchar. Terminamos todos más blanditos que nunca; y yo casi desarmándome. Todos conmovidos.
Desde ese momento, siempre que escucho este tema, se me suaviza un poquito el corazón.
Por eso lo escucho hoy, que tengo el alma en llanta. Por eso lo comparto con ustedes, para que si tienen algo de dureza adentro, la aflojen y la descarguen cantando esta canción. Abrazos.


2 comentarios:

wirtis dijo...

Hola estimada.
¡Qué linda entrada, qué lindas palabras! Me mató: "Por eso lo escucho hoy, que tengo el alma en llanta". Y, si me disculpás, te la voy a robar. ¡Abrazo!
Pd: Espero que ese alma desinflada sepa que hay muchas otras (yo sé de una) dispuestas a inflarla de amor.

Celeste Profitti dijo...

Hola estimado! Muchas gracias!! Robe, robe tranquilo.
Se me vienen a la cabeza estas palabras de un autor que quizás conozcas:
"Nada más puedo pedirle a la vida, porque tengo una deuda de gratitud que cumplir y pagaré como sea."

Publicar un comentario en la entrada